miércoles, 16 de diciembre de 2009

Sobre parte de la “Pedagogía del oprimido” de Paulo Freire.

Trabajo presentado en La U.C. de Teoría y Practica de la Gestión Participativa

-Paulo Freire entiende por educación bancaria aquella en la cual el educando es tratado como una vasija, un recipiente que debe ser llenado con los depósitos (narraciones) del educador.
En la concepción bancaria el rol de los educandos se reduce a recibir, guardar y archivar los depósitos realizados por el educador.
Esto no se reduciría solamente a la no participación de los educandos en la producción de los conocimientos; sino que haríaque los hombres y las mujeres fuéramos meros espectadores de la realidad en la que vivimos, del mundo en el que vivimos. No seriamos creadores, ni productores, ni artífices de nuestras vidas.
Vidas que la practica es un regalo, una donación de quienes nos explotan y/o nos dominan. Nos dan un patria, nos dan el derecho a educarnos, nos otorgan un empleo, etc.

-Comparto con Freire que la educación, no debe comprender a los hombres y mujeres con seres vacíos a los que hay que llenar, vigilar, reglamentar, censurar, adoctrinar, reglamentar, etc.**. Sin embargo su propuesta de superación (o transformación) de la “educación bancaria”, la “educación problematizadora” no la comparto, ya que se centra en el la conciencia del hombre, la racionalidad. Que a mi parecer, por mas que de la lectura se pueda interpretar lo contrario; dicha educación atomizaría las relaciones sociales; evitando la formación del “nosotros/as”. De hecho Freire no habla de conceptos tales como "confianza", "afecto", "espiritualidad", "amor", "cuerpo a cuerpo". Al parecer solo la racionalidad tiene cabida en su propuesta. Esto ultimo tal vez tenga relación con su formación cristiana, en la que se presenta un tipo de amor que antes de dirigirse hacia las personas como el buen samaritano, debe primero asentarse en una relación directa con dios

-Es importante generar herramientas pedagógicas y/o educativas que se contrapongan a las que reproducen las relaciones del capital, pero estas debieran mas que basarse en que alguien que enseña sabe que le falta algo y alguien que aprende, que sabe que tiene algo para entregar. En el intercambio de afectos, sensaciones y búsquedas que configuran un sujeto cognitivo diferente, productor de una nueva subjetividad recuperando o construyendo su identidad….desde y para una comunidad autoorganizada, o sea autónoma.

* En estos momentos considero que la educación bancaria, como la plantea Freire, seria solo un síntoma de lo que Guy Debord llamo Espectáculo: “El espectáculo no es un conjunto de imágenes, sino una relación social entre personas mediatizada por imágenes” “El espectáculo señala el momento en que la mercancía ha alcanzado la ocupación total de la vida social. La relación con la mercancía no sólo es visible, sino que es lo único visible: el mundo que se ve es su mundo”. (mercancía como lo entendía Marx). Estas citas corresponden a fragmentos de algunas tesis finamente desarrolladas en el libro “la sociedad del espectáculo” de Debord.

**Estas ultimas acciones escritas están inspiradas en un texto de el socialista (para algunos también anarquista) de origen francés Pierre Joseph Proudhon, llamado si mi memoria no me falla ¿Qué significa ser gobernado?

1 comentario:

tr(a)nshistoria dijo...

Muchas gracias por el comentario. Seguimos en contacto.